sábado, 29 de junio de 2013

LA FORMACIÓN DE LOS CONTINENTES

LA FORMACIÓN DE LOS CONTINENTES                          
La corteza terrestre, y más concretamente la litosfera, que engloba la corteza y parte superior del manto, no es una capa estática, si no que se encuentra en movimiento. Esto es algo que no se ha llegado a saber hasta épocas recientes, y que se a podido averiguar esencialmente gracias a los datos enviados por los satélites artificiales y al estudio sistemático de los fondos oceánicos.
LA TEORÍA DE WEGENER
Los datos obtenidos a través de los satélites artificiales han demostrado que los continentes se separan entre si unos pocos centímetros cada año. El estudio de los fondos submarinos han puesto de manifiesto además que atravesó de las grandes dorsales oceánicas brotan constantemente grandes ríos de lava, que constituyen a la renovación de la corteza submarina.
La constatación de estos otros procesos han llevado a la formulación de la teoría de la tectónica de placas, que permite explicar todos los fenómenos que tienen lugar en la litosfera y dan origen a la formación de las cordilleras, lo océanos, las zonas volcánicas, etc. Pero antes de formularse la teoría de la tectónica de placas, el meteorólogo y explorador Alfred Wegener ya había intentado explicar la formación de los grandes sistemas montañosos mediante la teoría denominada de la derivada de los continentes. A pesar de las pruebas aportadas por Wegener, los científicos de la época no dieron crédito a una teoría que ahora ha podido ser demostrada mediante el dinamismo de la tectónica de placas.
LA DERIVA DE LOS CONTINENTES
Ya en los siglo XVI y XVII, cuando se confeccionaron los primeros mapas del mundo, los cartógrafos observaron que existía una gran semejanza entre las costas situadas en ambos lados del Atlántico; por ejemplo, entre la costa oriental y América del Sur y la occidental de África, así como entre la península Arabiga y la costa nororiental africana. Esta semejanza, que en aquel entonces no paso de ser una curiosidad, inspiro a Alfred Wegener su teoría de la deriva continental.
Wegener se basó también en la presencia de fósiles idénticos, de la flora y la fauna, en continentes que actualmente se encuentran muy alejados, y en la existencia de formaciones geológicas así mismo muy parecidas, en zonas que aparente mente nada tiene que ver entre sí. A raíz de etas constataciones, Wegener llego a la conclusión de que todas las tierras emergidas del planeta estuvieron unidas en una época geológica muy remota, formando un solo continente de grandes dimensiones. Esta gran masa continental única, que ha sido denominada Pangéa, empezó a dislocarse poco a poco como consecuencia de las fuerzas centrifugas derivadas de la rotación terrestre. Inicialmente, se habría formado diversos bloques continentales, y después estos bloque comenzaron a desplazarse, acercándose o alejándose. Este movimiento <<deriva de los continentes>> es el que a dado nombre a la teoría.

La deriva de los continentes permiten explicar la formación de los principales sistemas montañosos del planeta. Según esta teoría, los continentes, al avanzar, comprimieron y plegaron los sedimentos existentes en el fondo de los océanos, haciendo surgir así las grandes cordilleras. De  este modo, el avance hacia el oeste de la gran masa americana dio origen a al formación de las montañas Rocosas y los Andes, situadas ambos en la costa oeste del continente. Del mismo modo, el avance de la gran plataforma euroasiática hacia el este propicio la formación de las cordilleras que bordean el Pacifico, situadas en este caso en la costa este del continente. Los Alpes y el Himalaya surgieron, en cambio por la aproximación de masas continentales. En el primer caso, por el acercamiento entre Europa y África, y el segundo, por la aproximación de la gran masa euroasiática y la península de Deccán.